El cuervo de ojos blancos [Flashback - Individual]

Zelda Rol :: 

 :: 
 :: Bosques perdidos

Ir abajo

El cuervo de ojos blancos [Flashback - Individual]

Mensaje por Dazel el Dom Ago 23, 2015 9:03 pm

Una fuerte tos me invadió para que así lograse sacar el agua que había ingerido debido a la tormenta anterior. Por lo visto acabó hace varias horas, todo estaba húmedo y finalmente la corriente me había dejado de arrastrar a donde fuese que hubiera llegado a terminar en ese momento.

Mi cabeza dio vueltas por si sola, y mi cuerpo tosía bastante hasta que la garganta acabó ardiendo. Y allí. bueno, allí finalmente pude sentirlo. Era ese sentimiento o emoción rara que solo unas cuantas veces al año viene, felicidad. Quiero decir, estoy vivo, claro que estoy feliz, como un alivio sublime, mi cuerpo se regodeaba de seguir respirando mientras me quedaba en el húmedo y lodoso suelo del bosque.

Mis ojos miraron el lugar, la zona era, bueno, oscura. El Sol se ocultaba por lo visto, sin embargo, el bosque mismo parecía bastante oscuro por si solo. Y entonces, yo estaba cansado, sorprendente para mí mismo. Estaba cansado apenas recuperé la consciencia, como el tipo de tensión en el cuerpo que se desvanecía de la nada y hacía a mi cuerpo flaquear de tanta presión.

Cerré mis ojos, ni siquiera me preocupé del peligro de otra lluvia, menos me preocupé de que algún animal viniese, estaba exhausto, demasiado, y cerré mis ojos, y fue como si mi corazón hubiera sido apretado y me hubiera despertado del dolor.

Pensé que habían pasado unos segundos pero en el cielo la ligera luz que se encontraba ocultándose había sido sustituida por la de las estrellas y la de la luna. Ese fue mi primer día en el bosque. Cavando un agujero con mis dedos cubiertos por mi sangre seca, y simplemente eran cubiertos de tierra y lodo. Abriendo un agujero pequeño para volver a esconderme.

Y cuanto tiempo paso luego de eso, bueno, una semana, puede que dos. La realidad es que fue mucho más que un mes. Mis días se sentían cortos y el cansancio era molesto los primeros días, por alguna razón, sentía miedo en la noche, como una terrible pesadilla, pero era rara vez visible ante mis ojos, no podía entenderla, mucho menos encontrarle un verdadero significado; era como, miedo, pero era latente, y finalmente, el miedo de los sueños y el miedo actual se convirtió en lo mismo.

Sin embargo, no parecía ser el único en dicho problema, pude verlo, cuando en las mañanas miraba animales, ardillas, odiosas ardillas, así como aves e insectos, sin embargo, con el paso de los días estos se veían cada vez menos, limitando mi alimento. A final de cuentas, diga lo que diga, tenía que alimentarme, y cuando me di cuenta, manzanas y plantas eran mi único sustento. Tome ramas y rompí piedras para hacer lanzas para protegerme de las amenazas así como para lanzar. Estaba asustado, pero entendía que necesitaba sobrevivir.

Sobrevivir. Comer.

Ese pensamiento perturbó mi cabeza bastante tiempo. Despierto, dormido. Miedo. Qué tipo de vida era esa, qué tipo de vida era la actual. Salir del bosque, eso era lo único que quería, pero..., tenía miedo, bastante miedo, y el miedo poco a poco se fundió con algo más..., y, ¿Qué había luego de eso? No lo sé, pero no era simple miedo, ya no más, y luego de eso, yo, je, yo me reí, mientras me encontraba en silencio en ese oscuro bosque, yo me reí. Pero no era algo como decir que había perdido la razón, nada de eso, yo simplemente, bueno, me reí. Era más sencillo que gritar, más sencillo que llorar, más fácil que cualquier otra cosa, solamente intente sostener mis pensamientos de una forma que no perdiera completamente todo lo que había en mí.

No sentía odio.

Y entonces un sonido se escuchó fuertemente en el aire.

"¡KAW!"

Ese grito me despertó de una manera tan fuerte que cuando lo noté, tenía una hoja atada con varias ramas afiladas dirigiéndome a ningún lugar. Miedo, tengo miedo, tengo tanto terror que no entiendo porque mis piernas no se detienen.

El aire se enfriaba más y más y mis pulmones helaban con cada respiración.

Tengo miedo.

Mis pies dolían guiados por un sonido hueco, temblaba, sentía una emoción que no sentí desde aquella corriente.

Tengo miedo.

Miré y abrí mis ojos, para observar una luz que nunca había visto, una luz inmensa de un ser, un gigante, humano, hylian, goron, no lo sé, escucho el grito otra vez.

"¡KAW!"

Miedo, tanto miedo, tanto dolor, lo escucho, me muevo, salto, ¿Quién es? No lo sé, pero su brillo, su cabello negro, su apariencia y esas nubes a su alrededor, sencillamente, bueno, se volvieron lo único en mis ojos en ese momento. No me miraba, pero allí estaba, movía su mano, ¿A que le apunta? Es gigantesco, un ave, no, no es gigantesco, esa cosa, esa luz, ese ser rodeado de luz es mucho más gigantezco. Y así, solo escuché otra vez dicho sonido.

"¡KAW!"

Y salté con todas mis fuerzas para caer enterrando con fuerza mi lanza, aunque para dicho gigante, no podrá ser menos que una pequeña astilla tan pequeña como una semilla, yo solo lo hice saltando con todas mis fuerzas y atacándole sin razón. Pero no, tenía una razón, y era, que esa ave, esa ave negra que nunca había visto, estaba gritando, sufría, y aun así, esa persona no le ayudaba, entonces..., cuando escuché ese sonido otra vez, mi cuerpo se movió para ayudar aunque fuese inútil, y así fue, pues una vez atravesé el cuerpo de luz, caí al suelo de nuevo, siendo ahora observado.
avatar
Dazel
Rango de rol

Rango de rol

Mensajes : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cuervo de ojos blancos [Flashback - Individual]

Mensaje por Dazel el Lun Ago 31, 2015 3:16 pm

Miraba a mi enemigo directamente, era un gigante de luz, su apariencia no sabría decir si era un hylian o un humano, pero la luz que emanaba me decía que no era un gigante normal.

Sostuve una lanza en mis manos con firmeza mirando a mi oponente a la cara, era sorprendente que un ser tan grande pudiese mirarme, pero ya no importaba más. Sin embargo, este ser frente a mí, comenzó a desaparecer y justo ante mí, había un extraño ser, más o menos de mi tamaño pero un poco más grande, flotando, y mirándome con una expresión de enojo en esos rojos ojos.

- ¿Qué pretendes atacándome, pequeño Minish?

Dijo ella con cierto enojo, cruzando sus pequeñas manos mientras flotaba levemente y llenaba mi mirada de duda ante su aparición.

- Tú... ¿Qué eres...?

Ella parecía suspirar de decepción por mi ignorancia, se rasco la cabeza y agito levemente su cabello para después decirme.

- Soy un espíritu, no se lo que intentas interponiendote, pero debo encargarme de ese ser oscuro cuanto antes.

Era la primera vez que vi a un espíritu, ni siquiera sabía de su existencia, aun así, cuando dijo que se encargaría de el, ni siquiera pensé mucho en ello y volví a apuntarle con fuerza con mi lanza.

- El cuervo esta gritando, ¿Por qué le torturas?

Ella parecía a punto de hacer algo pero se detuvo cuando le amenace, sin embargo, ella solo movió su mano o mi lanza fue rota siendo lanzado el filo lejos de mi quedándome con simplemente la pequeña rama en mis manos.

- Veo que no entiendes..., esa cosa detrás de ti es un espíritu maligno, está débil y ni siquiera puede recuperarse, pero su sola presencia llena de pesadillas este bosque, necesito encargarme de él ahora mismo..., creo entiendes que algo así no puede quedarse como...

Patee una pequeña y diminuta piedra, un guijarro técnicamente hacía ella pero solo le paso de nuevo.

- ¿Y eso que importa? Es un cuervo o un espíritu, esta vivo, no veo porque debas matarlo.

Ella me miró como si fuese un ignorante, eso me enfadó, soy pequeño, pero no tonto, o tal vez sea tonto, pero eso no me importa cuando se trata de otro ser vivo así como así.

- ¿Entiendes lo que estás diciendo? Es como si escogieras entre un ser malvado y cientos de criaturas normales, la elección no es difícil, ¿Sabías?

- Pero entonces quien ayudaría al ser malvado.

Ella no volvió a decir nada, parecía molesta y simplemente retomo esa apariencia gigante apenas distinguible para mí.

- Ya perdí demasiado tiempo, deberías regresar a tu querida comunidad, Minish de la montaña. Tu estancia aquí no es algo que el destino haya pensado apropiadamente, así que mejor regresa con tú familia.

- ¿De qué estás hablando?

Ella no dijo nada y desapareció, y yo, bueno, luego de eso estuve gritando mucho con la idea de que estuviese allí, pero ese extraño espíritu no regresó.

Suspiré pesadamente mientras miraba al cuervo detrás de mí. Sus ojos eran blancos y aterradores, parecía ser una sombra o una silueta pero tenía forma. Entonces yo moví mi mano y le miré.

- Hola, mi nombre es...

El cuervo grazno y trató de picarme, pero mientras lo hacía, yo comencé a clavarle una flecha de repuesto que tenía en su ala rota.

- ¡Ah no, bastante aterrador fue tratar con esa cosa-espíritu-cosa, ni pienses que vas a comerme!

El cuervo me soltó por el dolor, yo me senté a cierta distancia de él y nos miramos con odio mutuamente..., terminando conmigo dándole algunas frutas y hongos que tenía a la mano, no era mucho, pero imagino tendría hambre..., ¿Qué comerán los seres oscuros? Llegué a pensar, pero mientras me sentaba allí con algo de duda en mi cabeza, pensé que no sería tan malo averiguarlo, quiero decir, no parece tan malo como lo pintan.
avatar
Dazel
Rango de rol

Rango de rol

Mensajes : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


Zelda Rol :: 

 :: 
 :: Bosques perdidos

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.