La llamada [Individual]

Zelda Rol :: 

 :: 
 :: Bosques perdidos

Ir abajo

La llamada [Individual]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 09, 2014 6:55 pm

<3:
Los hechos acaecidos en este post tienen lugar justamente después de que Saria abandonase el mundo plano entre la vida y la muerte gracias al sacrificio de Hai.

Todo volvió a la normalidad, el bosque volvía a tomar su color natural, pero algo extraño sucedía. Sentía un mal agüero y el bosque apagado. Era raro, porque su cuerpo siempre había estado conectado con el bosque, cuando éste se sentía débil, su cuerpo se tornaba frágil, en cambio cuanto más espesor tuviera el bosque, más enérgica se sentiría Saria, pero esta vez al bosque le ocurría algo y ella estaba llena de energía. Puede que desde que tomó la energía de Hai, perdiera esa conexión.

Decidió explorar el bosque un poco, aunque se temía ya lo peor al ver el cielo grisáceo y esas nubes de humo entre los árboles. Se acercó al lago para contemplar su rostro y ya no vio a la niña inocente de ojos cristalinos e inocentes que antes veía. Era un poco más madura, no dejaba de ser una niña, pero con expresión madura y unos ojos llenos de dolor. Además su cuerpo había ganado un poco más de altura y fuerza. Caminó y se adentró en el corazón del bosque y pudo observar lo peor.

El bosque estaba en llamas. A su alrededor podía observar como las llamas consumían todo su querido bosque. Los matojos, los árboles, las hermosas flores... todo se estaba echando a perder. Saria se quedó absorta frente a las llamas, sin saber que hacer. En seguida pensó en la aldea Kokiri y en sus amigos, y en el brote del árbol Deku. ¿Habrá llegado el fuego hasta allí? Sin pensárselo dos veces empezó a correr dirección a la aldea Kokiri pero algo la detuvo repentinamente. Estaba sonando un tipo de música, pero se oía lejos y apenas se apreciaba. Saria, con la curiosidad que le caracterizaba, fue siguiendo el sonido de la canción hasta aproximarse en un lugar donde se podía apreciar que canción era. La conocía bastante bien, era su canción, Saria's Song.

¿Quien estaba tocando su canción? Supuso que era alguien importante, que quería comunicarse con ella. No dudó ni un solo instante en seguir la melodía hasta llegar al causante de su distracción. Cada vez la melodía se oía más fuerte, y sentía que estaba cerca. Su corazón palpitaba al ritmo de la canción y pudo localizar exactamente a quien estaba tocando la melodía.

Llegó a una parte del bosque que aún no estaba consumida por las llamas, y vio una sombra que tocaba la canción de una forma muy viva y feliz. Se acercó despacio a la  pequeña figura saltarina que entonaba con su trompeta la canción de Saria. Cuando éste se percató de la presencia de Saria, se giró y pudo ver como era. Era más pequeño que ella, sin un rostro, como cualquier Skull Kid, solo se podían ver sus ojos y se veía un gran vacío en su rostro. Estuvieron observándose durante un rato en silencio, hasta que Saria decidió romper ese silencio para comprender de verdad que estaba pasando.

-Estabas tocando mi canción...- dijo Saria iniciando una conversación con aquél pequeñín, para que le pusiera al corriente de lo que había ocurrido durante su ausencia.

-La escucho muy a menudo, es una canción muy bonita. La tocan mis amigos, aunque últimamente no los he visto- respondió con voz neutral, casi perdida.

Al haber mencionado la palabra "amigos", a Saria le vino a la mente sus compañeros Kokiris y el Árbol Deku. Había ido en su búsqueda para ver como se encontraban, o si estaban heridos, pero la dulce melodía que había compuesto le había distraído. Tal vez este pequeñín sabría que estaba pasando.

- Amigos...-susurró la palabra- ¿Sabes si la Aldea Kokiri y los kokiris están a salvo?- hizo una pequeña pausa y recordó aquellas llamas que consumían su querido bosque- ¿Cual es la causa del incendio del bosque?- preguntó con su dulce voz.

- ¿Mis amigos? - Rauru se sienta completamente recto y su voz se escucha algo quebrada y furiosa- ¡¿Mis amigos?! ¡Ellos... ellos me dejaron! ¡Me abandonaron aquí, y justo después de que les conté la historia de los niños perdidos! No... yo no... - Su voz y todo Rauru se vuelve a apagar. Al hablar mueve la cabeza escalofriantemente de un lado a otro- No lo sé, estoy solo. Mis últimos amigos se han marchado, buscaban a un espíritu.

Saria se acerca a Rauru y le posa la mano dulcemente en su hombro para tranquilizarlo - No temas, esos amigos no te han abandonado, estoy segura.- le tranquilizó con voz dulce y una sonrisa. Quita la mano de su hombro para no incomodar a Rauru y acaricia su barbilla a modo de pensamiento -Conque buscan espíritus... ¿Podrías contarme esa historia que les contaste?- le preguntó bastante interesada y alegre.

- ¿La historia? Es... - Rauru mira hacia el cielo, cubierto de nubes oscuras- Yo... sé eran unos niños que se perdieron... no escucharon... tenían que mantenerse unido a las ramas - empieza a mover su cabeza de un lado a otro, como oscilando.- No, espera... Los niños buscaban a un amigo perdido, si... Si si, perdieron a alguien. Y  les dije que se mantuviesen unidos, pero no lo hicieron. Los niños... los niños se perdieron. - Siguió moviendo su cabeza a los lados, pero sus ojos se clavaron en la penumbra del bosque- Uno se distrajo, el otro corrió. Uno trató de seguirlo y cayó al agua y... Oh... Mis otros amigos no se perdieron, ellos cruzaron un pozo de agua. Ellos son los que buscaban algo como... -Pero hace como si no se acuerda.

Saria escucha atentamente, todo lo que contaba, esos niños... debían de ser sus amigos los kokiris. Pero Rauru cortó la historia en la parte más interesante y no la continuó. - ¿Qué buscaban? Necesito saberlo, por favor. - insistió mostrando especial interés en su historia para que de esta manera crea que le importaba, aunque realmente le importaba.

- Buscaban... -Rauru lo murmura como para sí mismo, y se gira lentamente hacia Saria - Buscaban a un espíritu... Si... ¡Si! ¡Buscaban al espíritu Lanayru! -Su humor se ve afectado y parece casi feliz, pero su sonrisa, siempre extensa e inamovible, era de un aire melancólico- Ellos buscaban al espíritu de Farone para ayudarlos, pero Farone fue herido. Les dijo algo sobre un Lanayru, y atravesaron un pozo, pero de ahí no se nada más, porque... se fueron...- volvió a cambiar de humor, esta vez algo triste.

-Llévame ante ellos, quiero atravesar ese pozo. Prometo traer a tus amigos de vuelta.- dijo con dulzura, sabía que Rauru era de buen corazón.

-¿Lo prometes?- le preguntó con ojos brillantes y casi ilusionado

-Lo prometo.- le contestó Saria con total sinceridad

Rauru dio un salto de alegría, y guió a Saria hasta el pozo que cruzaron las demás entonando la canción de Saria con su trompeta, junto a Saria que lo hacía con la ocarina. Por un momento, se olvidaron del ambiente tétrico del bosque. Una vez llegaron, Rauru se volvió hacia el bosque, como si ahora se sintiera hipnotizado por la malicia de alrededor y Saria se quedó sola, frente al pozo.

- Volveré, y salvaré nuestro bosque.- dijo para si misma y se adentró en el pozo en busca de sus compañeros kokiris, el espíritu Lanayru y con esperanzas de poder ayudar a Farore.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


Zelda Rol :: 

 :: 
 :: Bosques perdidos

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.