.:Los supervivientes:.

Zelda Rol :: 

 :: 
 :: Bosques perdidos

Ir abajo

.:Los supervivientes:.

Mensaje por Nayru Kifán el Vie Ene 10, 2014 3:32 pm

Llamó a su maestro, quien estaba algo agotado por tanta caminata. Odli le pidió que tuviera algo de paciencia con ella, porque llevaban al menos 2 horas en el bosque sin saber precisamente a donde habían terminado, pero Nayru le ignoró.

- ¡Nayru, bájate del árbol! – le regañó una vez, elevándose para tomarla con ambos brazos y depositarla en la tierra, a salvo de cualquier caída y raspón.

Se habían aventurado en los bosques con tal de descansar un poco. El cartero Orni estaba bastante agotado por todo el correo que se había estado llevando durante un mes entero, los chismes escritos acerca de Koholint lo llegaban a atormentar. No le gustaba darle semejante trabajo tan tremendo a Nayru, por lo que, lo poco que le dejaba, solía ser más de la abuela Orni de la Isla hacia uno de sus viejos amigos que vivían en la Ciudadela. La peliazul, queriendo ayudarlo entonces con unas divertidas vacaciones, le propuso a Odli (y a sus padres, por supuesto) que una salida a los bosques para caminar y explorar sería perfecto para que se calmara.

Pero era todo lo contrario: La niña se sentía tan curiosa con todo de las pocas veces que de verdad visitaba los bosques que no dejaba de trepar ni dejar quieto nada, cosa que ponía las alas en punta a Odli. Cuando Nayru terminó por dejarle respirar un rato al quedarse con unas flores aparentemente normales, el cartero se terminó por tumbar unos minutos bajo la sombra de uno de muchos árboles y, por el cansancio, cerró los ojos y se durmió. La pequeña Orni había vuelto con él con un gran ramillete de flores de distintos colores para él, pero al ver que había caído dormido, supo que no era bueno el molestarlo.

Le depositó las flores sobre las piernas y le besó la frente con mucho cuidado, justo como hacía su mamá en las noches antes de que ella durmiese, pero no tenía ninguna sábana con qué cubrirle y dudaba mucho de conseguir una allí. Con un ligero susurro de “Descansa, Odli” la peliazul siguió andando cerca de su ubicación, porque seguro le haría reventar de los nervios con todo y plumas si se alejaba demasiado.

Y, desde una distancia que ella creía lejos, vio una lucecita verde brillante, que flotaba en el aire, en un curioso movimiento zig-zag como si buscara dónde caerse.

- Kaw, ¿Qué es eso? –se preguntó, con la interrogante pegándole en la cabeza una y otra vez para decirle que avanzara.

Se lo planteó muchas veces en la cabeza, ella se prometió no volarle las plumas a Odli de los nervios si llegara a separarse mucho de él. Una miradita no haría demasiado daño, ¿No es así? De todos modos, se mordisqueo las uñas de una de sus manos, mirando una y otra vez, numerosas veces, al brillito verde flotante y a Odli, pasando una mirada a otra preguntándose lo que pasaría. Finalmente, se dejó llevar por la curiosidad, empezando a avanzar hacia ese brillito verde que la llamaba como mosquito a la lámpara.

Spoiler:
¡KAW! Este post, podría decirse que es un poquito después de los hechos de "La Gran Brigada de Rescate: En el Templo del Bosque". Si los miembros del tema quieren unirse a él, ¡Bienvenidos sean-kaw! De todos modos, el tema es libre y cualquiera puede entrar.

¡KAAW!


Última edición por Nayru Kifán el Sáb Feb 01, 2014 11:57 pm, editado 1 vez


Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
¡KAW! ¡Gracias Kolvag! *W*/
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Nayru Kifán
Rango de rol

Rango de rol

Mensajes : 447

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: .:Los supervivientes:.

Mensaje por Crystal el Vie Ene 10, 2014 4:29 pm

-Tiroriro, tirora, tiroriro, tirora-


Crystal canturreaba una canción que había inventado, como normalmente hacia cuando se aburría en el bosque. Le estaba empezando a parecer que la rutina se repetía mucho: paseando sola por el bosque, medio perdida, de repente se encontraba con alguien. Bueno, ahora todavía no se había encontrado con nadie. Tampoco le parecía mal, así hacia nuevos amigos. Bueno, a lo que íbamos, Crystal caminaba por el bosque, canturreando y pensando en los nuevos amigos que podía hacer, pensando en que tenia habre. Ah, espera, eso era nuevo. Como había sido previsora, llevaba almendras en una bolsa, asi que la abrió y empezó a comérselas. Mmmm, que buenas estaban. Miró al cielo. Cuando miraba al cielo se sentía feliz, libre, como si pudiera volar. Bueno, no, ya le gustaría. Le daban envidia los pájaros, que podían ir a donde quisieran solo con sus alas y volar por todos los sitios. El mar, las rocas pinchosas, todos esos sitios por los que ella no podía pasar.


-Aaaaay, que envidia-suspiró Crystal con voz soñadora, mientras miraba a los pájaros.


Estaba tan embobada que se tropezó con una raíz y se cayó al suelo.

-Au, que porrazo-se quejó Crystal, magullada y con raspones por todos lados.

Encima se le habían caído todas las almendras y no le quedaba ni una.

-Porras, que mala suerte, sigo teniendo hambre-

Crystal maldijo su mala suerte, diciéndose que era peligroso andar y mirar el cielo a la vez. De repente, de la nada salió un brillo verde, y una orni de pelo azul siguiéndole. ¿Seria un hada? No. Si. Ni idea. Crystal decidió acercarse mas para comprobarlo y hacer una nueva amiga. Vaya, al final si que se había vuelto a encontrar con alguien. ¡Que bien, amigos nuevos! Corrió hacia el brillo para descubrir lo que era, y hacia la orni para hacerse su friend.
avatar
Crystal
Rango de rol

Rango de rol

Sexo : Femenino Mensajes : 78

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: .:Los supervivientes:.

Mensaje por Frido el Vie Ene 24, 2014 11:45 am


Off:
Tema exactamente anterior: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Un poco antes, en el Templo del Bosque...

- ¿Qué.. qué te pasa Haii? - Consiguió pronunciar Frido tragando saliva, correspondiendo lo más fuerte que podía al abrazo que la kokiri le daba. Y aunque ejercía fuerza sobre ella, cada vez la sentía menos. Sentía como si Haii se le escurriera, como si dejara de tocar algo tangible. Y esto hacía que la expresión de Frido se convirtiera en una expresión de auténtico terror. Más cuando Haii se apartó. Los ojos del rubio la observaron y comenzaron a llenarse de lágrimas. No entendía bien lo que ocurría pero algo le decía que no volvería a ver a Haii después de eso. Lucecitas rodeaban la figura de la niña. No podía creerlo. En serio Haii iba a desaparecer.

- ¡NO HAII! ¡NO ME DEJES! - Gritó, resonando su voz por toda la estancia, mientras se dirigía hacia ella para abrazarla de nuevo, llorando como si fuese una nube que descargara lluvia. - ¡HAIIIII!¡HAIIIIIII! - Rodeó su figura con los brazos pero una luz blanca que rodeó a la kokiri le impidió ver en ese instante. Cuando recuperó la visión lo único que rodeaban sus brazos era al aire. Sintió como una lágrima le caía por la frente, solo una. La última lágrima de Haii.

El kokiri dejó caer los brazos y su vista quedó fijada en el frente. Pero en realidad, no veía nada. Sus ojos se habían apagado completamente y no despedían ese brillo de entusiasmo infantil o picardía que le caracterizaba. Sus labios no esbozaban gesto alguno. Su expresión había muerto completamente, y su mente, no conseguía pensar en algo concreto, solo pasaban recuerdos e imágenes relacionados con Haii. Estaba en un verdadero y completo estado de shock. Y una luz azul envolvió a cada uno de los expedicionarios. La misión había concluido, y con éxito. ¿Pero había sido el precio a pagar... justo?

Ya, en los Bosques Perdidos...

Frido, Rondel, Afternoise, Armonike, Candela y el hada curativa que se les había unido, fueron teletransportados a un claro de los Bosques Perdidos. No sabía muy bien donde estaban, pero nadie hacía la pregunta. Nadie hablaba, todos estaban mudos. Se podían oír los sollozos de Candela e incluso de Armonike o del hada curativa que era la que menos entendía de todo lo que había ocurrido. Frido seguía igual que antes, inmóvil e inexpresivo, con la mirada perdida. Como si estuviera dormido, viviendo una verdadera pesadilla por dentro.

El pequeño hada guardián del niño se alzó volando sobre los demás, y cogiendo las fuerzas necesarias pronunció:
- Iré a pedir ayuda, seguro que hay alguien cerca que pueda ayudarnos a llevar al orni al Bosque Kokiri para que sea adecuadamente tratado. Frido y Rondel también deben de volver al Bosque Kokiri para contarle al Venerable Árbol Deku lo que ha pasado.- Dijo esto último mirando a su protegido preocupado porque no mostrara ninguna reacción, y ya ni llorase, quedando los restos de sus anteriores lágrimas.- Candela, acompáñame, por favor.- Y la hada guardián de Haii se fue volando con Armonike a buscar a alguien que les ayudase, mientras de vigilantes se quedaban Cojiro y el hada curativa que seguía tratando lo mejor que podía las heridas de  Afternoise. Esperaban que alguien les encontrarse, pronto.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] | [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] |  [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] | [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
¡Gracias Sabio Deku!

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]  [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Frido
Rango de rol

Rango de rol

Mensajes : 87

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: .:Los supervivientes:.

Mensaje por AFTERNOISE el Sáb Ene 25, 2014 11:14 am

El calido abrazo de Haii, permanecío aun mucho mas allá que su partida, el sufrimiento lo colmaba y no hallaba el consuelo. Otra vez alguien había caido delante de sus ojos y su debilidad había impedido que fuera capaz de hacer algo.

Mientras aquella fuerte y clara luz los llevaba a otro lugar, no podía dejar de sentir que hubiera sido mejor si la vida tomada fuera la suya.
El desconsuelo de Frido también lo llenaba de sufrimiento, y mientras el hada curativa lentamente sanaba sus heridas, se reincorporó lo mejor que pudo y lentamente caminó hacía el Kokiri, iluminado por las lucecitas cálidas de la pequeña. A su lado se sento nuevamente, sin palabra alguna para decir, ninguna salía, por el enorme nudo en su garganta. Frido permanecía inerte viendo muy lejos en su interior, en su sufrimiento y el Orni lo acompañó sin pronunciar ni un sonido.

Nadie se atrevía a arrojar la primera palabra ya que todos sabían que devendría solo en llantos, hasta que la primera en tomar coraje fue Armonike:
- Iré a pedir ayuda, seguro que hay alguien cerca que pueda ayudarnos a llevar al orni al Bosque Kokiri para que sea adecuadamente tratado. Frido y Rondel también deben de volver al Bosque Kokiri para contarle al Venerable Árbol Deku lo que ha pasado

- Gracias, pero aun puedo andar -Fueron las únicas palabras de Afternoise, aunque evidentemente las intenciones de Armonike eran las de llevar a Candela, e intentar respirar un poco.

Al final el otro hada, la que acompañaba a Afternoise, a la cual nunca había entendido, no pudo más y fue colmada por el dolor. Quizás había perdido a alguien recientemente. Su revoloteo cesó y se posó sobre el hombro del joven soltando un sollozo sórdido y con una voz quebrada envuelta en llanto al fin dijo
-Permíteme... por favor... quedarme a tu lado... prometo no estorbar y ser útil... no me abandones, no te marches y me dejes- quizas el pequeño ser reconocía en él a alguien más. Afternoise lo comprendía, antes alguien le había recordado a su hermano y le había dado ese aliento para remar con mas fuerzas en el lago turbio de la vida.
Tomó al hada con su mano y llevándola frente a sí, intento esbozar una sonrisa que al final quedó un poco forzada, aunque era honesta -Si mi vida, puede darle sentido, de algun modo a la tuya, quisiera que te quedes junto a mi, prometo no abandonarte, prometo no olvidarte y espero, al igual que tu no decepcionarte.

El Orni, al fin descubrió lo que debía hacer, gracias a su nueva compañera. Volvió a pararse ayudándose con su espada enfundada y mientras acariciaba los rubios y suaves cabellos de Frido,  miró a Rondel que estaba acompañado por el Cucco y dijo: -Vamos, deberiamos seguir adelante -Era claro lo que pretendía expresar con aquellas palabras, aunque sabía que el dolor no se quitaría de en medio tan facilmente -Quizás...Armonike y Candela necesiten nuestra compañía.

Off:
lamento lo precoz pero me urgía publicar mi respuesta ^__^
avatar
AFTERNOISE
Rango de rol

Rango de rol

Sexo : Masculino Mensajes : 148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: .:Los supervivientes:.

Mensaje por Rondel el Sáb Ene 25, 2014 6:13 pm

Todo estaba pasando demasiado rápido. Tan rápido que el Kolog perdió la noción del tiempo y dejó de poder pensar en algo. La calidez del abrazo de despedida de Haii aún perduraba, pero aquello no podía evitar que sintiera un gran vacío. Ahora sí que había sido un completo inútil.

Haii había desaparecido frente a sus ojos y de repente volvieron al bosque tras que un resplandor les envolviera. No podía comprender nada. Intentó buscar a Haii entre ellos, pero no había rastro alguno de ella... tan solo había quedado Cojiro, quien había quedado a su lado, con la mirada baja. Haii ya no volvería y nadie podía hacer nada para que volviese. Sentía como si lágrimas pudieran salir de sus ojos en cualquier momento.

Armonike fue el primero en intentar salir de ese estado de trance, pero ninguna palabra llegaba hasta el Kolog. Poco a poco todos iban alzándose, como podían. Demostraban esfuerzo e incluso valor. No podían quedarse eternamente así.
— ... Cojiro... Lo... siento... —dio sus primeras palabras tras el suceso con una voz rota. No se sentía capaz ni de mirar hacia el pequeño Cucco azul.

No podía dejar de mantenerse cabizbajo, aunque su mirada no se centraba en absolutamente nada— Si tal vez no fuera tan inútil... ¿Por qué...? —No podía soportar aquel dolor, haciendo que acabara abrazado a sus piernas y más cabizbajo. Aquella agradable luz del sol que tanto le gustaba, ahora hasta le llegaba a asustar— ¿Por qué siempre soy yo quién acaba vivo...? Ya no es solo Naroh... ahora Haii también... —Ya no podía soportar tanto. Perder amistades, no, ver a alguien morir y no poder hacer nada le frustraba y ocasionaba un dolor indescriptible.

Cojiro caminó un poco, tomando el palo de Rondel con el pico, el cual había acabado caído en el suelo. Tras tenerlo bien cogido, volvió hacia Rondel para ofrecérselo. Rondel secó algunas lágrimas que iban bajando por la hoja de su rostro. Intentaba ocultar sus sollozos. En cuanto sintió que podía retener sus lágrimas, al menos por un rato más, miró deprimido hacia el Cucco, cogiendo sin fuerzas su pertenencia— Gracias... —Susurró, pues le costaba un gran esfuerzo poder hablar con normalidad.

De la nada el Cucco azul le dio un picotazo, obligando al Kolog a levantarse por reflejo, sintiéndose confuso. ¿Qué debería hacer? Aunque el ave parecía querer dársela. No podían estar tan deprimidos todo el tiempo, al menos Haii no iría a querer aquello. Una pérdida le dolía a todos, pero, en ese momento, al ver a Frido, pudo sentir lo tan importante que era Haii para él, aunque no lo llegara a comprender completamente.

No podía dejar que un amigo estuviera así, y armándose de valor. Llevó uno de los extremos de su palito multiusos hacia el agujero de su boca, para empezar a soltar aire y tocar una alegre melodía, o al menos intentarlo, pues entre casi todas las notas le desentonaban. Intentó que saliera lo más reconocible posible a aquella alegre canción que siempre sonaba en los Bosques Perdidos. Según muchos era muy pegadiza. Tras sentir que acabaría dando más dolor de cabeza que otra cosa, se detuvo algo nervioso e inseguro, haciendo intentos para dirigirse hacia su amigo Kokiri hasta conseguirlo.— Eeeh... C-creo que era algo así... pero no se me da muy bien tocar música, creo. Pe-pero... —Intentó desatarse los nudos de su garganta y mente. Tan solo tenía que dar parte del optimismo que le había dejado avanzar tras la pérdida de una gran amistad hasta ese momento— Diría que rendirse es la última opción. Creo que... No. Sé que Haii no quiere que estemos tristes. Se-seguro que ella, aunque no siga aquí como antes, siempre nos estará apoyando, por eso, nunca estarás solo. —Esperaba no haberse equivocado demasiado en sus palabras. E intentaba aguantar las lágrimas que ya querían salir al exterior. Le dolía ver a sus amigos tan tristes.

Mirando alrededor, como si intentara encontrar algo, logró pensar en lo que debían hacer ahora. Los consejos de un hada guardián siempre eran los más acertados y correctos— Tenemos que ir a contarle todo al Árbol Deku, ¿no? Pu-pues mejor que vayam-... —Se cayó de repente, tras intentar avanzar un poco hacia una dirección completamente equivocada. A su socorro llegó Cojiro, cogiéndolo con cuidado con el pico y soltarlo en su lomo. Rondel realmente se sentía muy agradecido. Ahora tan solo esperaba poder animar algo a los demás y sobre todo a Frido.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] || [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
la realidad (?):
Gracias, Cilmid~ 8'D (?)[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Battle theme (?):
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Rondel
Rango de rol

Rango de rol

Sexo : Masculino Mensajes : 261

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: .:Los supervivientes:.

Mensaje por Invitado el Lun Ene 27, 2014 1:13 am

-¡Pero si es cierto lo que dicen de estos demonios! –A todo andar iba Berge tratando de escapar de aquello seres cuya relación no pudo establecer. Le habían dicho que aquellos no eran una raza mortal, no existente por la voluntad de las tres grandes diosas, pero el de buen corazón quiso probar por él mismo que ellos también podían formar parte de aquel mundo tan anhelado para los Minarai y todos los que mantenían esa ideología presente, pero su intento le costó una persecución por aquel bosque tan confuso que era por sus camino, además de recibir algunos golpes por parte de semillas deku, pero sin hacerles moretones por la gran resistencia que blindaba su robusta espalda. Pues sí, eran los rebeldes Skull Kid, divirtiéndose al jugar al tiro con el forastero.
 
La verdad es que estaba perdido, ya que cada camino que tomaba, o lo llevaba a un lugar totalmente igual o aterradoramente era el mismo. Berge ya no sabía dónde ir y como escapar de aquellos infantes diabólicos, estando a punto de caer en la desesperación. Ya había intentado aumentar su velocidad que le podía ofrecer esas piernas de atleta, pero era inútil ante ellos que conocían mejor que nadie el bosque, apareciéndole como si nada entre los arboles excesivos.
 
Una frenada inesperada para los pequeños espantapájaros se dio por parte de su víctima, haciendo que estos se detuvieran de la misma manera como el pobre pasto frenaban las piernas súper-desarrolladas que iba en sus delanteras, tomado así el de gran musculatura, su posición de combate- ¡Ya me tienen arto! ¡Me importa un comino si son unos niños! –El enfado de Berge se había dado, pero parecía que no surgía lo esperado de parte de los Skull Kid, manifestando una expresión apagada, manteniendo su flauta media caída en ese pequeño pico poco notable que tenían. Berge ignoto esto, dando un pazo zurrado hacia delante, preparándose para correr hacia la lucha, pero un acontecimiento surgió: la llegada de tres réprobo se dio, sumando un total de seis. El que había dado rebelión no sintió más que extrañes, preguntándose cómo diablos aparecían, pero esto fue más que temporal, dando el segundo pazo zurrado, apreciando así una cantidad de cuatro. El joven luchador veía ahora una verdadera reto, pero no lo suficiente para dejarlo, dando así otro avance, y como si fuera una broma, apareció nuevamente una cantidad mayor.
-¿Pero qué diantres…? –Dijo mientras una vena se le soplaba en su sien, empezándose a enfadar por la burla que al parecer le hacían. Zuros más seguidos se dieron, haciendo que la cantidad de la misma se multiplicara con la aparición de más Skull Kid, terminando optar (y sin ninguna duda) por la opción más recomendada: La retirada desenfrenada- ¡Pero de donde salen ustedes, Joder!
 
La persecución continuaba ahora con un ejército de estos seres, y un Berge más veloz. Lo sin cesar parecía permanecer, y el cansancio no pareciera afectarles a los niños simulados, siendo predecible la derrota del mortal, no solo por el culmino de su energía, sino por el dolor picante que empezaba a mostrar marcas en la coraza de piel que tanto había resistido.
Para un tipo calmado como este personaje, era común el soportar diversas maldades, pero lo prolongado ya estaba llegando a su límite, el límite que podía soportar a las razas que son o se asemejan a lo benevolencia, siendo este su ladro atroz que demuestra únicamente a las personas que van en el sentido contrario.
-¡Ya- déjenme… EN PAZ! –Unas palabras fueron sincronizadas con su furia. En un moviente rápido se había girado para proporcionar un golpe al suelo con su pesada pierna, realizando así la única manera como sabía emplear los conocimiento mágicos que una vez le costó aprender. El suelo se rajó en una línea desigual, afectándole el equilibro a los que venían a velocidad, haciendo por ello el descontrol de seguir firmes, cayendo todos ante el leve pero suficiente potente sismo. La estrategia desesperada había servido, aunque su tiempo sería limitado. Si quería escapar de ellos debía hacer cuanto antes, pues, la recuperación de los enérgicos seres se daría pronto, aprovechando esto mismo al seguir con su trote, pero con la seguridad de acoger el descanso más adelante.
 
Por fin… por fin se pudo librar de aquellas criaturas demoníacas que eran. Dejando ese ritmo que tanto había durado al no ver señales de aquellos. Paró para darse un estirón, empleando con sus manos presión en su espalda. Siguió dándose movimientos similares para calmar su cuerpo que sentía esa sensación de palpitéo. Al final y sin mera razón de la conciencia, su cuerpo cayó sobre el verdoso pasto, consolando el sueño en el instante.

La razón de porque una de sus aventuras se empezaba allí, de verdad que era involuntaria, teniendo este pensado comenzar su recorrido hacia su objetivo en otros territorios de Hyrule, pero bueno… lo que se formulará aquí para Berge, será una de las tantas desviaciones que tendrá en su largo deber, influyendo o simplemente aplazando esto.


ABILITY:
CONTROL ELEMENTAL [Alineación: Poder | Magia: Elemental]
Nivel 1. [Magia necesaria: 6] Si se ha nacido con propiedades mágicas, un humano podrá dominar el elemento de la naturaleza que más se parezca a su personalidad (agua, fuego, viento, tierra o rayo). Dependen enormemente de que el elemento que dominen esté presente en el ambiente (si es el fuego debe estar cerca de un volcán o zona de calor, si es el agua debe estar cerca de un manantial, etc.)  Para poder desarrollar esta habilidad es necesario un entrenamiento especializado y aprender conjuros de viejos libros. Sin embargo, Berge, al tener conocimientos de emplear el elemento de la tierra, solo sabe moldearla con ayuda de su fuerza.


Off-Rol:
¿Ola k ace? Vengo a irrumpir el tema agregando a mi personaje Razz. Espero que no les moleste, puesto que era libre. Deje a Berge allí a ver si se toman la molestia de encontrarlo.


Última edición por Berge el Miér Mar 19, 2014 6:28 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: .:Los supervivientes:.

Mensaje por Nayru Kifán el Dom Feb 02, 2014 12:43 am

Corrió y corrió, detrás del curioso brillo verde. Lo veía a lo lejos, ¡Era tan llamativo y bonito! Incluso hipnótico, como si fuera intencional. Se preguntó lo que era infinidades de veces, ¿Un espíritu? ¿Un ente? ¿Un producto de su imaginación? ¡¿Lartis hecha mosquito verde?! Eso último fue una locura; ella sabía que si Lartis escogía ser mosquito, al menos sería azul. Tenía la mirada tan concentrada en el brillito verde que no se percató de cierta tierra, alta y “blandita” que había pisado para seguir con su camino. Bajó un poquito lo mirada en cámara lenta cuando lo hizo, y creyó haber afirmado de ver una cabeza o algo así asomada. Productor de su imaginación, seguro, total, ella siguió.

Tal punto de su curiosidad (y hasta quizás locura) llegó, que al poco tiempo vio no uno, sino DOS brillitos verdes; aunque uno era más oscuro que el otro, eran dos brillitos verdes. Nayru se detuvo un segundo para frotarse los ojos, creyendo haber enloquecido de verdad. Al comprobarlo, se dio cuenta que estaba equivocada. ¿Qué serán esas cosas, entonces? Se preguntó, y ella estaba dispuesta a hacerlo. Decidió seguirlos, si ese era el caso: El brillito verde más oscuro se separó del brillito verde más claro, lo que le daba la oportunidad de al menos atrapar a uno.

Fue lo más silenciosa que pudo, estirando los brazos mientras que se acercaba cada vez más, pisando sólo hacia delante e impresionada de no haber tropezado con nada más a excepción de esa cosa de hace rato. Montándose sobre una piedra que tenía en medio del camino (bastante irónico con respecto a su recién pensamiento), tomó provecho de éste y saltó atrapando entonces al brillito verde entre sus manos.

- ¡KAW! ¡Te tengo! – dijo victoriosa, apretando un poco más la prisión que le tenía al mosquito verde.

De pronto, ¡Ese mosquito verde empezó a darle pelea! Nayru intentaba resistirse a su fuerza, pero era increíble cómo un mosquito podría combatir contra unas manos que le llegaban por mucho en tamaño. Creyó haber oído algo, y dejó de hacer tan dura con el mosquito para limitarse a hacerle una prisión con los dedos. Al girarse hacia la derecha, se dio cuenta que algunos arbustos se movían, lo que le paralizó del miedo. Quiso correr a esconderse, pero algo le dijo que si lo hacía lo más probable es que perdería a su preciado mosquito verde.

Se quedó quieta esperando a que se tratase en realidad de un tipo de criaturas que solían detectarte con el movimiento, así que procuró estar lo más quieta posible. Miró hacia ese punto con los ojso tan grandes como los de los búhos, y al ver que algo estaba a punto de asomarse, eso hizo que le diera un escalofrío. Iba a moverse, pero algo no lo dejó, hasta que, finalmente, se dio cuenta de la figura que había aparecido de la nada.

- ¡KAAAAAW! ¡Frido! – dijo entusiasmada, con un hermoso brillo azul cielo en sus ojos para acercarse hacia el pequeño Kokiri.Se le detuvo en frente con una enorme sonrisa, iba a abrazarlo, pero eso significaba perder al mosquito entre sus manos. Por eso, se puso de puntillas e hizo que sus brazos extendidos lo metieran a él en una especie de abrazo improvisado, el cual soltó de la misma manera que hizo - ¡KAW! ¿Qué tal estás? ¿Cómo lo has pasado-kaw? Kaw… Oye Frido… – empezó a llamarlo, pero algo le decía que su amigo y miembro especial de T.O.R.P.E no estaba bien - ¡KAAAAW! ¡Frido! ¡Friiiidoooo! ¡FRIDO! ¿Qué te ocurre, kaw? – a la peliazul le empezaba a preocupar de verdad.

De pronto, escuchó otros sonidos extraños de los arbustos, lo que le hizo erizarse las plumas otra vez. Se relajó, viendo que sólo se trataba de su pequeño y miembro de T.O.R.P.E (siendo un auténtico torpe, por cierto) de Rondel, ¡El amable y curioso Kolog! Hizo lo mismo en el extraño abrazo con él, pero lo que más le sorprendió fue una tercera figura que apareció entre los arbustos, y sin duda el que le hizo aparecer una chispa ligeramente más grande de alegría que las otras.

- ¡KAW ¡KAAAW! ¡Afternoise! – saludó, pegándose a él como si contara como abrazo, ¡Él era demasiado alto para que hiciera el truco desde la cabeza - ¡KAW! ¿Qué estás haciendo aquí? Más bien, ¿Qué hacen todos aquí? – preguntó, curiosa, dedicándole una mirada a todos sus acompañantes antes de volver a él - ¡Mira, kaw! ¡He atrapado un raro mosquito verde!


Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
¡KAW! ¡Gracias Kolvag! *W*/
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Nayru Kifán
Rango de rol

Rango de rol

Mensajes : 447

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: .:Los supervivientes:.

Mensaje por Frido el Mar Feb 18, 2014 12:32 pm

Las imágenes, los olores, los sonidos y las voces del exterior eran percibidos por el niño como algo difuminado y poco claro. Todos sus sentidos estaban nublados. Sus ojos seguían sin fijar la vista en algo, perdidos en un océano de tristeza, melancolía y sobre todo, de no querer aceptar lo ocurrido. ¿Cómo iba a aceptar que Haii ya no estaría más a su lado? ¿Cómo aceptar que no iba a volver a ver esos ojos de distintos colores y esa sonrisa tan alegre que le habían embobado desde el primer momento? ¿Cómo aceptar que nunca podría decirle lo que en su corazón había estado guardando hasta que llegase el momento adecuado? Su mente no podía salir de esta espiral de sentimientos.

Armonike y Candela habían partido dejando a los tres restantes, junto con Cojiro, solos. Afternoise fue el primero en ponerse en pie. El gesto de acariciarle el pelo a Frido hizo que su cuerpo reaccionara, aunque su mente seguía en aquella espesura de angustia que nadie desea ver metido a nadie. El kokiri se levantó y comenzó a andar en línea recta por donde se habían ido las hadas. Se guiaba por instinto, deambulando como si fuera un zombie, una criatura sin vida. Más bien cualquiera diría que sería eso. Ver al rubio moverse era como ver a un fantasma. Era un cuerpo hueco, sin alma. Porque su alma se había despegado totalmente de la sustancia material para caer a un abismo profundo donde quizás quería hallar al alma de su querida amiga Haii; sin embargo siendo sus únicos descubrimientos los recuerdos felices pero ahora demasiado dolorosos. Un dolor que una mente de un niño no podía soportar. El alma del niño se devastaba más y más buceando por aquel océano sumergiéndose en aquellas terribles profundidades que nunca os deseo ver a ninguno. Quizá solo el beneplácito de las Diosas Doradas podrían dar descanso hasta alma en pena que parecía que iba a pasar la línea para ascender al paraíso con los que ya han muerto. Una oración quizá para salvarla se necesitaba.

Pero lo que vino no fue una oración sino el grito y el abrazo de una pequeña plumífera amiga del niño. Frido abrió mucho los ojos. Las exclamaciones de Nayru Kifán eran como la caña que tiraba del pez recién pescado, una red que sacaba a su espíritu de aquel mar negro antes descrito. Le rescataba de las profundidades de la melancolía y la desesperación. Los ojos rasgados de Frido recobraron un poco el color y el niño comenzó a volver en sí. Poco a poco se iba dando cuenta de donde estaba, sus sentidos se iban aclarando. Miró primero a Nayru, luego a Rondel, y por último a Afternoise. Su mirada desolada buscaba a Haii. Su mente se había bloqueado al hecho de que ella había desaparecido.

- ¿Haii?¿Haii dónde está? - Preguntó con la voz entrecortada.- Estaba... estaba con nosotros... porque ella no ha desaparecido, ¿verdad? Todo fue un mal sueño... - Tartamudeó el kokiri. Su mente había dado el primer paso, salir del estado de shock. Ahora estaba en la segunda fase, la negación de lo ocurrido.- Afternoise, ¡contéstame! Rondel, ¡¿dónde está Haii?! A ella también la envolvió la luz en el templo, solo que antes que a nosotros y.. y... y... - Los ojos del kokiri empezaron a llenarse de lágrimas que después corrían por su mejilla. Aquellas gotas saladas salidas de los ojos de Frido llenos de inocencia pura que caracteriza la mentalidad de los más pequeños, especialmente de los niños del bosque, llevaban cada una, una pizca de melancolía y angustia diluida. El niño calló rendido al suelo, cerraba los puños llenos de impotencia en torno a las cortas briznas que crecían. El dolor emocional era muy grande para él. Alguien debía auxiliarle, alguien debía apoyarle.

Solo faltaba dar el tercer paso: la aceptación.

Off :
Para que no se retrasase más el tema, decidí saltarme el turno de Crystal con su permiso owo.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] | [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] |  [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] | [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
¡Gracias Sabio Deku!

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]  [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Frido
Rango de rol

Rango de rol

Mensajes : 87

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: .:Los supervivientes:.

Mensaje por AFTERNOISE el Dom Feb 23, 2014 12:26 am

Lo último que esperaba ver allí sería algún consuelo. Intentaba ser fuerte para los demás, intentaba no caer en pedazos, aunque un fuerte nudo se ataba en su garganta.
Siguió al final del grupo, como guiando ovejas descarriadas, solo que él también lo estaba.

Luego de caminar un rato según el rumbo tomado por las hadas, seguían sin decir palabras. El hada que ahora acompañaría a Afternoise durante mucho tiempo aun revoloteaba, esparciendo esa magia curativa, sanando de a poco todas sus heridas. De pronto, como aparecida de la nada, una figura familiar asió al Kokiri en un abrazo algo contenido, pero el niño no reaccionaba del todo y la pequeña insistía, pronunciando su nombre de todas las formas imaginables, pero sin resultados. Lego de desistir arremetió contra el pequeño Kolog estrechándolo entre sus brazos, pero no se detuvo mucho tiempo, ya que vió la figura del Orni adulto y hacía el corrió abrazó con mas fuerza, pero sin soltar lo que tenía en las manos.

El dolor en su alma se hizo potente, no pudo contenerlo más y cayó de rodillas, y correspondió a Nayru rodeándola por completo con sus delgados brazos, concluyendo con sus lágrimas. Armonike y Candela lograron soltarse y junto al hada curativa revolotearon un momento alrededor, mientras que Frido volvía en si, a una realidad mas fatal que cualquier pesadilla. Haii no estaba allí, no al menos con ellos. 

-Lo siento mucho Nayru... no fui capaz... no fui capaz que de salvar a Haii -Soltó a la niña, y las hadas le quedaron dándo vueltas, mientras avanzaba medio a rastras hacia donde estaba el niño secándose ese par de lagrimones, que sin querer habían brotado, y recuperando un poco la compostura. Lo sujetó por los brazos, justo debajo de sus hombros y viéndolo fijamente por un rato al fin aunó su coraje para hablar: -Discúlpame también, Haii... no regresó con nosotros, ella está... en un lugar diferente, con todos nuestros seres amados que han partido -Lo apretó un poquito mas fuerte y al final le concluyó soltándolo para que tuviera el espacio necesario: -Se que tu dolor no tendrá un rápido consuelo, pero piensa en ella, siente lo que ella hubiera deseado para ti y actúa en pos de su memoria.

Se incorporó, y volvió hacia la peliazul que ahora era acompañada por Candela. Al parecer, había encontrado en ella a alguien familiar, alguien similar, al igual que su hada, alguien a quien seguir y que acompañase de todo corazón.

-¿Qué haces tan lejos de la Isla, acaso has venido sola? -Dijo desatando de a poco el nudo que estrujaba su garganta, liberando su voz y regresándolo a la vida. Hasta recordar no haber visto al hada curativa. Miró de un lado a otro hasta que a lo lejos, un trecho mas adelante, cerca de la espesura, divisó su lucecita revoloteando alrededor de algo o alguien. Sin dilación se encaminó al lugar donde vio tendido a un hombre musculoso, dormido profundamente.
-Oye, despierta -dijo mientras lo movía con su mano izquierda -¿Que haces aquí?

Edit:
Edité la respuesta porque me percaté de errores inadmisibles en lsu redacción y concepción original. Esta vez espero que sea más acorde. Lamento mucho el tipo de respuestas que estoy dando ultimamente
avatar
AFTERNOISE
Rango de rol

Rango de rol

Sexo : Masculino Mensajes : 148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: .:Los supervivientes:.

Mensaje por Crystal el Dom Mar 16, 2014 4:16 pm

espoileh(?):
Bueno, perdonen la tardanza. Como saltaron mi turno respondo ahora. Cambié de color, espero que se vea bien. :3

Crystal corría. Corría sin parar persiguiendo a su amiga Nayru, la simpática orni peliazul, jefa de T.O.R.P.E. La kolog se la había encontrado mientras daba un paseo por el bosque. La niña había empezado a perseguir una cosa verde voladora, a correr tras ella a gran velocidad. Y por eso Crystal estaba corriendo.

De pronto apareció otra cosa verde voladora. Nayru siguió corriendo, hasta que uno de los brillos se separó del otro. Nayru, aprovechando la oportunidad, silenciosa, saltó sobre la cosa verde y la atrapó. La orni soltó uno de sus simpáticos ¡KAW!, victoriosa.

De repente, Crystal tropezó con un guijarro y se calló al suelo. Después de un ratito con la cabeza pegada al suelo. Intentó levantarse, y, cuando alzó la cabeza se llevó una sorpresa. De repente, salidos de la nada, habían aparecido Frido, el kokiri violinista, Rondel, el kolog, y Afternoise, el orni. Crystal se sorprendió. ¿Qué hacían allí sus amigos? Nayru se apresuró a saludarlos efusivamente.

Estaban como parados, sin su habitual brillo en el rostro. Nayru también se dio cuenta. De repente, Frido dijo algo:


-¿Haii?¿Haii dónde está?- preguntó, con voz débil, el niño.


¿Haii?¿Quien era Haii, se preguntó Crystal? el kokiri siguió hablando sobre esa Haii. Decía algo sobre que no se podía haber ido, que era una pesadilla... Sonaba disgustado. Muy disgustado. Afternoise, el otro orni, también hablaba de Haii. Le decía, llorando, a Nayru, que no había podido protegerla. A Haii. No sabía que le habría pasado a esa tal Haii, pero intuyó que no sería nada bueno.

Después de hablar con Nayru, Afternoise se encaminó hacia algo. Crystal volvió a la realidad. Tenía que salir a saludar a sus amigos.


-¡Nayru!¡Afternoise!¡Frido!¡Rondel!- exclamó la kolog, levantándose y saliendo de la espesura.


-¿Que hacéis todos aquí?- preguntó, emocionada.

Vio que hacia lo que Afternoise se había encaminado era un enorme chico dormido en el suelo.


De repente se acordó otra vez de Haii. Sus amigos no estarían para gritos ni abrazos. Bueno, quizá lo segundo si. Por si acaso, Crystal se quedó callada, por si acaso, esperando la respuesta de sus amigos.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



¡Gracias Kol! 
Crystal was here! (??):
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]Gracias Ska <3 <3

                                         [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Crystal
Rango de rol

Rango de rol

Sexo : Femenino Mensajes : 78

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: .:Los supervivientes:.

Mensaje por Nayru Kifán el Sáb Mayo 03, 2014 1:44 am

Vio caer al Orni adulto frente a ella, lo que le sobresaltó e hizo que liberara a la luciérnaga verde. ¡No es justo, tanto que le había costado atraparla! Sin embargo, aquella molestia desapareció cuando el hombre volvió a tomarla por sorpresa, abrazándola como si fuera un peluche que le daba consuelo. Ella siguió sin entender, sus ojos se abrieron como platos y no se explicaba la tristeza de sus amigos. Se preguntó lo que les había pasado, dándose cuenta que a pesar de todas sus palabras, sólo había un nombre (o cosa) en común.

Se dio cuenta de que ese bicho verde también dijo ése nombre, ¿Será una persona? Cuando Afternoise decidió soltarla y dirigirse a Frido, la peliazul hizo un esfuerzo pasado de sus propios límites para tratar de unir las piezas. Sólo pudo comprender de una tal Haii (porque Afternoise dijo que era chica y si él lo dice es verde) y que se había marchado, ¿A dónde, precisamente? Es una buena pregunta, pero las palabras nuevas del Orni adulto le hicieron comprender un poco más de la situación.

Pudo entender finalmente aquella tristeza que rodeaba a su amigo Frido, quiso acompañarlo colocándole una mano al hombro, pero de inmediato la luciérnaga de brillo verde (o mejor dicho, hada) se interpuso entre ella y el pequeño Kokiri, haciendo que su brillito cambiara de un verde eléctrico a un rojo violento, como si le tuviera rabia. Nayru no lo comprendió, empezó a retroceder con sumo cuidado, mirando fijamente a esa hadita, hasta tropezar con la pequeña Kolog que se apareció de repente.

- ¡KAW! ¡Crystal! – dijo ella tratando de subir un poco más los ánimos, sostuvo a la pequeña Kolog por si por poco y la hacía caer.
-
Afternoise volvió a interrumpir aquel incómodo silencio con una pregunta nueva, lo que desvió la atención de la Orni de la Kolog hacia él, viendo que también se dio cuenta de la presencia de ése tipo raro en el suelo:

- ¡KAW! ¡Yo he venido a buscar Mi-…! – se dejó callar un segundo, ¡Si se lo decía a Afternoise, o lo gritaba, muy seguramente Odli se daría cuenta! Por cierto, ¿Seguirá dormido? - ¡H-He venido a por el correo de esta zona! ¡S-Sí, el correo no se recoge solo! – rió bastante nerviosa, buscando entre las piedras como para disimular.

Al parecer la hadita verde había perdido la atención de ella, así que avanzó rápidamente para llegar otra vez hacia Frido y ponerle una mano en el hombro. Cuando la misma se dio cuenta que la peliazul había vuelto para fastidiar, la Orni lanzó sus brazos al pequeño Kokiri en un fuerte abrazo para terminar de hacerle despertar, lo que detuvo un poco el color salvaje de rojo en la hada, cambiándolo a un extraño color entre el rojo y el verde de ella.

- K-Kaw… t-todo estará bien, lo prometo – comenzó, tratando de consolarle - No... estéis tristes, yo no quiero eso, y... yo no... – se había ido la idea, pero por alguna extraña razón, eso hizo que la hada del brillo verde rompiera en llanto.

Spoiler:
¡KAAAAW! Solicité a la administración que nos dieran una segunda oportunidad con éste tema, ¡Por favor, movamos el tema! El tema se había quedado estancado debido a que no cumplimos el tiempo límite, y también asumo la culpa porque yo tampoco respondí-kaw, ¡pero vamos a intentarlo una vez más y tratemos de ir más rápido! ¡No habrá orden de rol! El que rolee, ¡Por favor hágalo-kaw!


Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
¡KAW! ¡Gracias Kolvag! *W*/
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Nayru Kifán
Rango de rol

Rango de rol

Mensajes : 447

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: .:Los supervivientes:.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


Zelda Rol :: 

 :: 
 :: Bosques perdidos

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.