{Trama 1} La Huida (Privado)

Zelda Rol :: 

 :: 
 :: Bosques perdidos

Ir abajo

{Trama 1} La Huida (Privado)

Mensaje por Sheik el Vie Nov 11, 2011 5:52 pm

Ya no me encontraba solitario en esta senda de simple oscuridad, el momento de la guerra se acercaba con más velocidad y las tropas de Hyrule se preparaban para la batalla. El ambiente estaba cubierto por el silencio, mi compañía era la Princesa Zelda hacia el camino a los Bosques Perdidos, el único refugio donde podría mantener su vida a salvo de los guerreros de Labrynna contra la tierra de las Diosas, escondida en lo más profundo de la senda al camino hacia el centro de los espíritus del Bosque. Habíamos escapado con total sigilo fuera del Templo del Tiempo, pasando entre la Ciudadela evitando la molestia de las miradas que pudiesen llegar a captar la atención de 2 sujetos misteriosos vagando entre las calles, hasta cruzar el puente de la ciudad y salir hacia las praderas. Mis palabras se acumulaban entre los labios, el sudor pasaba entre mis mejillas pensando en la responsabilidad de proteger a la Reina de Hyrule mientras que la escoltaba hacia un lugar seguro, y un fuerte golpe en el pecho me obligaba a seguir con el camino. El tiempo pasaba con mucha lentitud, varios suspiros pasaron rápidamente y la respiración se cortaba de vez en cuando, mis ojos carmesí se encontraban algunas veces con el rostro de la princesa, su fría mirada era penetrante y por alguna razón me hacia recordar a mi pasado, como anhelaba encontrarme una vez más con aquella Sheikah de hace varios años, ya casi no podía recordar su voz cuando me hablaba a la hora del entrenamiento.

Al poco tiempo nos encontramos con la entrada a los Bosques Perdidos, me detuve un segundo para observar los arbustos y plantas frondosas que rodeaban la puerta principal hacia aquel refugio, para seguir con el camino detrás de la Princesa. Una simple pregunta logro romper la barrera de mi silencio, mirando con expresión muerta a la princesa mientras que aquellas palabras salían como cualquier suspiro. – Usted no sabrá nada… ¿Sobre alguna Sheikah que vivía en el castillo? – Aquella frase, la Sheikah me disparo hacia el pecho, el sentimiento de admiración y respeto era algo que odiaba hacia aquella persona, pero al mismo tiempo nunca podría guardarle rencor u odio alguna a esa señora por haberme criado como cualquier persona. Esos sentimientos, molestas emociones… Perjudican mi manera de vivir y de ser, debía encontrar una manera de enterrarlos de por vida en lo más profundo de mi alma para nunca dejarlos salir.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Seriedad off (?):
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Te hamo, Cilmid (?)
avatar
Sheik
Rango de rol

Rango de rol

Sexo : Masculino Mensajes : 3211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Trama 1} La Huida (Privado)

Mensaje por Zelda el Dom Nov 13, 2011 11:42 pm

Con ayuda selló para siempre las puertas del Templo. Ahora aquella estructura quedaría abandona a su suerte quien sabe por cuanto tiempo. Se despidió de ella con una suave caricia en la pared y luego avanzó hacia el mercado. Trató en lo posible de no levantar mucho la mirada, confiando en aquel joven que la llevaba de la mano. Como supuso instantes atrás, su nana había cumplido con su tarea y había enviado al ejército a anunciar públicamente lo que iba a suceder en cuestión de tiempo. Salir de la Ciudadela fue más sencillo de lo que había pensado ya que el escándalo que había generado las noticias les había beneficiado para no ser percibidos. Si algún astuto observador quisiese seguirlos, los soldados enterados de la misión secreta se encargarían del malechor.

Cruzaron el puente y la Reina obedeció a la tentación de levantar su capucha. Sentía un dolor profundo en su pecho, cual puñal atravesando su corazón culpable. Quería volver, enfrentarse con su título y su propósito y enmendar las cosas... pero temía que eso era imposible. Debía cuidar de su reino, pero también de su poder; así que debía escoger el lado de la balanza que más precio poseía. Si no protegía aquel poder, su reino acabaría en la desgracia. Por poco su visión fue afectada por pequeñas lágrimas honoríficas a su desesperación, pero eso no le distrajo del camino que debía seguir a orillas de la montaña. Conocía muy bien aquellos prados de pasto verde, los había recorrido reiteradas veces en aquellos paseos prohibidos en su niñez. Aquella brisa fría la había acogido en tardes de juegos y aquel firmamento fue su lienzo en blanco. Pronto la lisa pradera se recogió en una densa niebla verde, los grandes troncos sostenían pesadas hojas en las que apenas caían los rayos del Sol. Estaba oscuro, pero era el lugar más seguro contra cualquier villano que intentara buscarlos. -Los bosques perdidos- Dijo para si misma, antes de responder la pregunta que el joven había formulado con aparente trasfondo sentimental -Fue una noble y leal servidora de la Corona- Formuló con una sonrisa que no correspondía a sus frios ojos. Si bien recordaba su rostro y su calidez, aún no aceptaba la idea de que su desaparición fue en vano. Supuso también que su respuesta fue más que suficiente, así que cambió el tema de inmediato -¿Conocéis el camino hacia un refugio? ¿O me dejaréis por mi propia cuenta?- A pesar de su conocimiento de sus propais tierras, aún conservaba cierto respeto hacia los bosques perdidos. Nada, ni nadie que se aventuraba en este terreno salía para contarlo, es por eso de sus poderosas leyendas. Zelda siguió avanzando, en busca de algo o alguien que pudiese cumplir con un objetivo que tenía en mente.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] || [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] || [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] ||[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
!Gracias maniiis!
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
!Gracias Kolvie!

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
!Gracias Ryuu! <3
avatar
Zelda
Rango de rol

Rango de rol

Sexo : Femenino Mensajes : 3038

Ver perfil de usuario http://www.zeldarol.com

Volver arriba Ir abajo

Re: {Trama 1} La Huida (Privado)

Mensaje por Sheik el Mar Nov 15, 2011 3:23 pm

Protegía a la princesa a sus espaldas, un simple momento como si fuese una predicción paso entre mis ojos como un rápido movimiento, donde podía observar una habitación oscura, con la única iluminación de una débil luz que disparaba hacia el Rey de las Tinieblas y un sujeto, el cual no podía reconocer, pero una sensación abrumadora me decía que era alguien que conocía desde hace mucho tiempo. No quise interrumpir la melodía tan hermosa que era el significativo silencio, la incomodidad y el odio hacia él es solo un producto de la mente que quiere eliminar aquella sensación de paz interna y relajación, cuando el único ruido que le interrumpía serian nuestros pasos acercándose a lo profundo del bosque. Cruce la mirada con la princesa un instante, aquellos ojos fríos y llenos de serenidad me calmaban de cierta manera incomprensible, a medida de que nos introducíamos más adentro en el corazón de la frondosa selva casi se podía escuchar las almas de los individuos que se habían perdido en el camino de vuelta a su hogar. Solo observaba, lentamente aquel ambiente lleno de plantas y árboles, unos finos rayos de sol aparecían entre los orificios que no cubrían las hojas, la intensidad de aquellos seres sin habla u órganos era algo impresionante de admitir, cuando la princesa había roto el silencio. No le voltee la mirada como cualquier seguidor de la corona, mantenía mi vista en frente intentando no seguir peleando en mi fuero interno contra aquellas emociones o pequeños sentimientos de tristeza por la partida de la Sheikah, haberme separado de aquella manera le había causado un profundo dolor, pero aquel agujero en el corazón quedaría permanecido en mi mente y mi alma, mientras que el de la joven solo se recuperaría al poco tiempo.

Me detuve justo en el momento en que nos encontramos con 3 caminos, no respondí a las preguntas que habían sido expuestas por la Monarca de Hyrule y seguía examinando con la vista todas las “salidas” que se hallaban en nuestra ubicación. Mis puños se cerraron con fuerza, podría tener un alma manchada por tinta negra, pero no sería tan descarado o hasta repulsivo por abandonar a alguien, recordando a una pequeña hada que había escoltado hasta aquí ya hace mucho tiempo, pero no lo suficiente como para abandonar aquel diminuto combate que se realizo a la mirada de la luna. Mi mirada se posó en los ojos zafiros cual mar de la princesa, le respondí solo con observarle para dar caminata hacia el Este, hablándole de espaldas para por fin dejar a mi acompañante silencioso lejos de mi presencia (por tiempo temporal) –Puede o no confiar en mi… La decisión en vuestra, yo tomare este camino para llegar al destino previsto, si desea abandonar la misión puede retirarse… – Girándome hacia la monarca, con una fría y muerta mirada oscura – No planeo lastimarle, a pesar de todo sigo sirviendo a la corona ¿Lo recuerda?... No porque esté al lado de Ganondorf signifique que igualmente le traicionare… – Me di la vuelta para seguir con el camino, mientras que unas palabras extras salieron de mi boca como susurros. – La fecha de muerte se acerca… En cuanto acabe la guerra y todo vuelva en paz, una gota de lagrima de sangre se derramara en el suelo -.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Seriedad off (?):
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Te hamo, Cilmid (?)
avatar
Sheik
Rango de rol

Rango de rol

Sexo : Masculino Mensajes : 3211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Trama 1} La Huida (Privado)

Mensaje por Zelda el Miér Nov 23, 2011 7:11 pm

Colocó de nuevo sobre su cabeza la capucha oscura que ocultaba su frente y su corona. Aunque la cubría a la perfección y era de una tela bastante gruesa, la brisa fría del bosque terminó produciendole escalofríos. Su espalda se arqueaba ligeramente y sentía como sus sentidos se agudizaban y le decían por instinto que algo no estaba bien. Su miedo por los bosques no marcaba el inicio de su angustía puesto que otras calamidades rondaban por su mente sin dejarle descansar. El viaje la había agotado, sus vestidos se vieron rasgados y sucios y una que otra gota de sudor inundaba el rostro y el cuello de la Reina. Su corazón no había dejado de palpitar fuertemente, pidiendole al resto de su cuerpo que tomara asiento y se dejara llevar por la corriente helada. Mientras andaba llegó a un punto de detenerse y apoyar su derecha en un grueso y oscuro tronco de mandera, tan alto como para tocar el cielo y eclipsar las nubes. Descansó sus pies elevandolos del suelo y mantuvo el equilibrio por un par de segundos. Luego, debido a una corazonada que la estaba impacientando desde que visitó las praderas tomó su larga y ahora dañada falda y la rasgó de un jalón fuerte. El crujido de los hilos separandose inundó toda el área, haciendo que algunos animales pequeños se asustasen. La seda fina aceptó en separarse y el vestido terminó arruinado completamente. Tomó el resto de la tela (lo que la cubría un poco más abajo de las rodillas hasta el suelo) y la enrolló en un pequeño bolsillo de su abrigo, sólo para casos de heridas o alguna ocasión en que pudiese ser útil. Sintió un alivio en su pecho, pues aunque adoraba sus ropajes le eran demasiado incómodas para avanzar y mucho más si necesitaba huir rápidamente de algún enemigo. Su calzado fino (y para nada hecho para pisar la hierba y la tierra mojada del bosque) estaba también hecho pedazos, al igual que sus pies. Estaba completamente adolorida y sus pesares no habían sido mejores hasta la respuesta del joven Sheikah. Olvidó su dolor por completo y le dedicó una mirada gélida y molesta. ¿Cómo se atrevía a hablarle así a la realeza? Chiquillo ingreido, la joven hylian deseó detenerle y exigirle su debido respeto pero, bajo las circunstancias en las que se encontraban y lo frágil de la situación tragó su orgullo y siguió el trayecto en silencio.

De pronto el cielo oscurecido por las hojas verdes del bosque fue reemplazado por las nubes oscuras de una tarde lluviosa, la hierba era mucho más fina y la tierra menos lodosa. A lo lejos se podía ver una estructura de piedra que se asemejaba a unas viejas ruinas que daban hogar a varios animales pequeños y protegían a los espíritus del bosque. Mientras más se acercaban al recinto más interesada se sentía la joven monarca por las inscripciones de los murales y algunos detalles en la piedra. Se alejó de su compañero por un momento, dirigiendose con prisa a uno de los restos de una gran pared que contenía polvos de lo que parecía una historia en garabatos. Las plantas mohosas y el deterioro del material hacían complicado entender sus descripciones, pero Zelda se sacó uno de los guantes blancos y no se resistió a tocar la preciosa reliquia -Esto es... un dialecto Hylian muy antiguo- Giró bruscamente su cuerpo sin desprenderse de la pared, y posó frente al joven Sheikah con unos ojos llenos de intriga -¿Dónde estamos? ¿Cómo conoceis este lugar?- Su tono de voz era alarmado y casi podía percatarse que se trataba de una orden que ella no dejaría pasar. Esperando la respuesta del joven paseó por entre las ruinas y no dejó de disfrutar la textura fría y rocosa que los murales ofrecían a su antojo.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] || [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] || [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] ||[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
!Gracias maniiis!
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
!Gracias Kolvie!

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
!Gracias Ryuu! <3
avatar
Zelda
Rango de rol

Rango de rol

Sexo : Femenino Mensajes : 3038

Ver perfil de usuario http://www.zeldarol.com

Volver arriba Ir abajo

Re: {Trama 1} La Huida (Privado)

Mensaje por Sheik el Sáb Nov 26, 2011 10:37 pm

El camino parecía hacerse más molesto a medida de que solo podríamos observar plantas y débiles rayos de luz que luchaban contra los arboles para aparecer en el ambiente, casi parecía que se escuchaban susurros de pequeñas almas que habitaban el bosque y lo protegían aunque ya no estuviesen vivos en estos bosques, intentaban hablarnos de una manera u otra como si fuese un canto improvisado para comunicarse, pero ya esos sonidos eran tan distantes que apenas se podrían escuchar. El resto del camino solo estuvo silencioso, cierta culpabilidad corría entre mi mente sobre aquellas palabras mencionadas a una joven de alto rango como la Reina de Hyrule, estaba consciente de que no era forma de tratar a la realeza, mucho menos a una persona como Zelda, pero la ira comenzaba a dominarme cuando pensaba que corríamos en círculos. Cruzamos unas 3 veces con el mismo camino, a medida de que avanzábamos intentaba calmar esos impulsos de furia que solo harían que las cosas empeoraran, varios suspiros pasaban de forma intranquila mientras que caminábamos cuando solo podía llenarme de decepción. Estuve pensando en lo que diría la Princesa si hubiese respondido, lo más probable fuese que exigiera regresar o que simplemente cerrara la boca… Tenía todo el derecho. Me voltee únicamente para ver si ella seguía alli, lo dude unos instantes cuando escuche un sonido alamante de unos ropajes, me voltee casi alarmado cuando solo vi que la Monarca se había roto su propio vestido. Observe de forma detallada un extraño tronco cortado por la mitad, a su lado ya se hallaba una entrada más grande que las otras por lo que mis labios se curvaron de forma ligera hacia arriba, quedándose tallado una sonrisa que solo proyectaba satisfacción. – Finalmente… – Aquellas palabras se escucharon únicamente en m fuero interno, sin voltear la mirada para verificar que la Monarca de Hyrule aun me seguía, continúe caminando hasta que el camino se llevo a oscuras.

Apenas podía mirar la palma de mi mano, era difícil observar lo que te rodeaba con tal oscuridad en el camino, me preocupaba de que Zelda haya abandonado el camino y que regresara por su cuenta, estos bosques no solo ocultaban pequeñas almas que habitaban en el o animales tímidos al igual que los Kokiris… También podían encontrarse bestias o monstruos sedientos de sangre Hyliana o el hecho de matar. Cuando observe una luz tenue a lo lejos creyendo que era una salida, acelere el paso con tan solo pensar en aquel lugar en que estaría la Princesa para su protección. Cuando estuve expuesto a la luz, solo pude contemplar las mismas ruinas en que había quedado un puente, varias plantas cubrían con este y a su lado un tronco marchito, aquel refugio era el corazón del bosque. Las mismas voces se escuchaban más fuertes, aunque eran bastante poderosas la fuerza aplicada a las palabras mis orejas puntiagudas estaban cubiertas por mis ropajes, por lo que era difícil si quiera de escuchar los pasos o algún sonido cercano a este. Voltee la mirada hacia la Monarca en cuanto comenzó a desplazarse por el lugar, no quería interrumpir aquella curiosidad que le invadía por las escrituras que aparecían escritas en piedra, algo que yo también pase en cuando descubrí este lugar. Me incorpore no muy lejos de la joven, sentándome en un tronco roto mientras que la observaba de brazos cruzados, hasta que finalmente comenzó la conversación. – Personalmente, le doy la bienvenida al corazon del Bosque Perdido: La Pradera del Bosque Sagrado. – Me levante lentamente del tronco, observando el lugar a medida de que respondía a esas preguntas. – El hogar de las almas del bosque y de los pequeños Kokiris que han perdido su forma, y suplican restaurarla a como sea.- Fui acercándome a la Monarca de Hyrule mientras que continuaba. – Solo digamos que antes de conocerle, en un tiempo muy distante estuve por aqui – Roce una mirada contra la suya, hasta que solo recordaba aquella Huida posando el resto de mi atención sobre aquella escena macabra en mis recuerdos.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Seriedad off (?):
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Te hamo, Cilmid (?)
avatar
Sheik
Rango de rol

Rango de rol

Sexo : Masculino Mensajes : 3211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Trama 1} La Huida (Privado)

Mensaje por Zelda el Sáb Dic 10, 2011 10:40 pm

Apenas recibió respuesta volvió su mirada a las extrañas paredes manchadas por el tiempo. Sus inscripciones apenas denotaban leves líneas disparejas que al parecer solo ella entendía. Cerró sus ojos por unos segundos y esforzó un poco el rostro tratando de encontrar un fragmento de un recuerdo olvidado. Habían pasado ya muchos años, pero ella logró reunir los trozos de imágenes y sonidos en su cabeza, formando una línea dispareja pero entendible de lo que trataba de recordar. Una leve brisa levantó sus cabellos y con ellos su conciencia. Casi de inmediato abrió los ojos de golpe y se separó de la pared dando unos pasos hacia atrás sin perder la atención del valioso objeto. Alzó la mirada al mural de nuevo y leyó, como si de un libro se tratase, cada línea de grabado en el mismo.

Se dice que los Hylians tenemos las orejas puntiagudas para poder escuchar a las Diosas... dijo en tono pausado y a continuación dirigiendose al joven Sheikah Más lo que no saben es que aquella divinidad no viene de estas orejas; viene inscrita en el mismo ser, en cada uno de tus cabellos y en cada suspiro de elevas al cielo. Sonrió relajada, observando atenta la reacción de su acompañante. Desde donde estaba podía notar que no sabía a lo que la Monarca se refería. Por primera vez desde que partió del Castillo en la mañana la Reina de Hyrule había dejado escapar una risilla. Aún así su preocupación por su reino no había bajado la guardía y estaba consciente de que no podía escapar de su propia misión. Levantó el izquierdo y colocó su palmar justo al frente del rostro sumiso y de porcelana. No es casualidad que estemos aquí. No debeis subestimar al poder de las Diosas dijo de nuevo en una voz pasiva. Estaba convencida que su preocupación no haría nada al respecto, sólo las acciones generan cambios. Aún así, joven Sheikah, debo volver al Castillo de inmediato Bajó su mano y se dirigió de nuevo a Sheik, quien no había perdido de vista ni cuando se distrajo en sus pensamientos. Dejó unos minutos de silencio por su parte, aun sintiendo el latir de su mano izquierda avisandole que debía partir.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] || [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] || [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] ||[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
!Gracias maniiis!
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
!Gracias Kolvie!

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
!Gracias Ryuu! <3
avatar
Zelda
Rango de rol

Rango de rol

Sexo : Femenino Mensajes : 3038

Ver perfil de usuario http://www.zeldarol.com

Volver arriba Ir abajo

Re: {Trama 1} La Huida (Privado)

Mensaje por Sheik el Dom Dic 11, 2011 9:40 pm

Aquel día solo era común al de los demás, a excepción de tener una compañía que no hacia tan solitario mi camino, y ms en especial si era una persona cercana a aquella Sheikah o de la realeza. No, aquello no era un día común. Solo en pensar que estaba ayudando a ambos bandos en los cuales no parecía encajar, me insinuaba a un dolor de cabeza o un mar de dudas. Estuve cerca de la Reina de Hyrule, con una distancia colindante a ella que podría tocarle, pero no parecía la mejor opción para cualquiera de nosotros. Ubique mi mirada al igual que ella hacia la lapida podrida, esa antigua escritura estaba investigada por mi parte desde hace ya varios años, sin embargo mantener tantos recuerdos dolorosos o vacios me hacían incapaz de leer hasta la propia lengua actual. Retrocedí un poco cuando la monarca se alejo, el corazón se volvió acelerado en tal reacción ante unas escrituras antiguas ¿Qué habrá leído la reina?... Tal respuesta se me dio de inmediato. Cada palabra que mencionaba Zelda, mantenía un solo significado, pero solo podía responder de una manera imprudente o como mi forma de ser haría. Hylians… Todos ellos estaban cerca de las diosas, incluyo algunos como los míos podrían ocupar un espacio junto a su paraíso. Sin embargo yo no merecía un puesto en el cielo, ¿Quién le daría una oportunidad a un ser que ni siquiera pertenece a la luz? Solo pertenecía a un lugar, y ese sería el infierno.

Toda esa seguridad que se le veía al monarca no era contagiosa, fruncía el ceño a cada palabra que daba y mis labios se curvaban en son de disgusto, mis puños se cerraron con fuerza y solo había una voz que me llamaba a la calma. Escuchando a mí consciencia decidí bajar la molestia y solo suspirar sin que se notase, soltando ciertas palabras a regañadientes de forma baja aunque sabía que la Reina de Hyrule las escucharía. – Tampoco las Diosas están aquí para ayudaros con la situación de Labrynna. – Conteniendo la furia solo deje escapar una mirada muerta, acompañada por un pequeño gruñido. Me acerque lentamente hacia la monarca, a unos pocos pasos de distancia le mire a sus ojos color zafiro y de allí eleve la mirada a su corona brillante, aun así vigilando cualquier interrupción a la protección de la monarca. – Entiendo la preocupación a su pueblo… Pero ahora permanecerá aqui – Mi voz no sonaba tan pasiva como de costumbre, se notaba la molestia y la forma autoritaria en cómo le hable. – Puede o no ser un momento perfecto para mantenerla “cautiva”, pero es por su bien que este aquí protegida por los espíritus del bosque. Aquí no entrara ningún enemigo del extranjero, su reino estará a salvo si usted permanece fuera del alcance de Labrynna – Tenia cierta inseguridad en tocarle el hombro para intentar hacer que entrara en razón, por lo que solo me mantuve allí hasta que una última frase salió de mis labios. – Si os interesa vuestro pueblo, quedaos aquí y si es necesario iré a la guerra a proteger cada mínimo ser que habita en Hyrule… – Lo sabía. Me llevare un gran castigo por ello, y lo más esperado era la muerte de parte del Rey de las Tinieblas. Sé que estará allí presente, su huella esta clavada en esta situación y era suicidio que estuviese presente para luchar al lado de Hyrule, pero tenía que convencer a la princesa de quedarse en el Bosque. Solo habría una pregunta… ¿A cuál bando pertenezco realmente?


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Seriedad off (?):
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Te hamo, Cilmid (?)
avatar
Sheik
Rango de rol

Rango de rol

Sexo : Masculino Mensajes : 3211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Trama 1} La Huida (Privado)

Mensaje por Zelda el Vie Dic 16, 2011 10:21 pm

Es obvio que usted... no entiende mi situación Un silencio envolvió la conversación e hizo que la tensión incrementase para ambos. ¿Mantenerla cautiva? Eso jamás. El coraje subió por su cuerpo, haciendole enrojecer las mejillas y cerrar sus manos hasta convertirles en fieros puños. Sentía un dolor en el pecho que podía compararse con el peso que significaba para ella portar aquella fuerza ancestral y que era el centro de todo el caos formado en ambos reinos. Tomó aire con fuerza y quiso alzar la voz para defenderse, pero contuvo su ira y lo único que pudo pronunciar por fuera de sus dientes fue un susurro forzado Nunca me diga... que es lo mejor para mi pueblo Sus ojos color azulado parecían volverse más oscuros, su piel se volvió más rosada y su rostro daba claras señales de un disgusto total. ¿Acaso ese tipo no sabía con quien estaba hablando? Se volvió a su espalda y desvió la mirada hacia el mar de árboles que desde allí no parecía tener fin. Luego de un instante volteo medio cuerpo hacia Sheik y le dirigió la mirada más fría que jamás había dedicado a un aliado Esta guerra no se trata de cual de los reinos es el más provechoso, esta no es una lucha de poder sino una lucha entre quien de los dos sabe más del otro. El que alguna vez fuesemos naciones amigas no significa que habrá compasión Su colorado fue disipandose poco a poco puesto que sabía que emocionarse de esa manera no iba a afectar el curso de lo que estaba sucediendo. Trató de conseguir calma pero su ceño siguió fruncido hasta el final de la discusión. Me es imposible quedarme aquí, a salvo de cualquier riesgo, mientras mi pueblo lucha contra el hambre, el frío y la muerte. Subió la mirada hacia el gran mural de nuevo, para sonreir de medio lado de una forma casi mecánica. Suspiró. Sé cuales son sus verdaderos planes, Sheik, los suyos y de quien usted recibe órdenes. Ese hombre no me tendrá tan fácilmente, ni tampoco a Hyrule, pero como usted comprenderá ocultarse de sus ojos es un acto en vano. Bajo un movimiento rápido de manos ocultó para siempre las lágrimas que casi escapaban del ventanal del alma. Ya no puedo esperarle más, héroe El coraje que la había poseido instantes atrás se había fugado tan pronto recordó aquella frase dicha por el mismo Rey de Hyrule. No le temo a los bosques. Aún sin su ayuda volveré a Hyrule a enfrentar el destino que se me ha confiado De repente sintió frío. La última frase que había pronunciado le había erizado la espalda de repente. Por supuesto que tenía miedo, le aterrorizaba el hecho de que debía enfrentarse al mismo Rey del Mal que sus antepasadas habían enfrentado. ¿Y si ella no poseía su mismo valor? ¿Qué pasaría si él ganaba? No, aquella desconfianza no podía dominarla ahora, debía ser valiente y si debía morir... que sea por el bien de su pueblo.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] || [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] || [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] ||[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
!Gracias maniiis!
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
!Gracias Kolvie!

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
!Gracias Ryuu! <3
avatar
Zelda
Rango de rol

Rango de rol

Sexo : Femenino Mensajes : 3038

Ver perfil de usuario http://www.zeldarol.com

Volver arriba Ir abajo

Re: {Trama 1} La Huida (Privado)

Mensaje por Sheik el Jue Dic 22, 2011 4:40 pm

El cuerpo solo era una prisión para la ira o el espíritu. La espera a la respuesta de la Princesa no era de interés, solo podía sentir como mis brazos temblaban y era una mala señal para mí… O quizás para el que estuviese cerca. La sangre hervía y cada vez más los puños se cerraban con fuerza, lograría imaginar que rompía la carne con las yemas de los dedos o algo peor. La ira y la incoherencia dominaban la mente, una tortura para el más inteligente o simplemente para el que se defiende. Me era imposible pensar con claridad, mordía los labios con fuerza y no logre evitar saborear un poco de sangre de una herida minúscula en el borde inferior. Por un momento ignore el hecho de que estuviese retando mi paciencia, conocía perfectamente los riesgos de Hyrule al ser expuestos hacia Labrynna, sabía que aunque la Tierra de las Diosas ganaría tendría consecuencias graves, conocía si la Princesa muriese en la Guerra… El Rey de las Tinieblas tomaría su puesto para un legado de oscuridad. Trate de respirar un poco mejor, comenzaba a pensar en cualquier otra cosa que no me hiciera molestar a excepción de lo que pasaría si perdiera lo único que me quedara; la Misión. Sus palabras se hallaron más frías y casi imposibles de descifrar aquella emoción que lograba mirar en sus ojos, su actitud había cambiado completamente como si alguien la hubiese hecho “capturar internamente”. Quería dejarle sola, haber visto esa mirada y tratar de adivinar lo que diría después ya no era de mi importancia, si no apreciaba esa mínima porción de humanidad que me restaba para cuidar el hogar del único ser querido estuviese, hubiese quemado toda Hyrule sin importar cuanta gente muriera en un intento de salvación.


Mis oídos me engañaban… ¿O habré escuchado claramente lo que dijo la Princesa Zelda?... No, esto es imperdonable. Lo único que podría hacer ahora es aguantar esa sensación de matar, a pesar de ser una simple creación del Rey de las Tinieblas era perjudicador que me compararan con él, le tenía cierto respeto por eso, pero después de lo que ocurrió en tiempos distantes guardaba un profundo rencor y odio hacia el Gerudo. Mis impulsos de furia me dominaron un segundo, mostré en mi mano derecha varias cuchillas y apunte hacia la Monarca, acercándomele hasta estar a una distancia de una nariz de su rostro, las cuchillas era lo que nos distanciaba y no era lo suficiente como para que ella no evitara mirarme a los ojos. -Podre haber sido creado por el, podre estar más de su lado que al suyo… Pero no vuelva, jamás... – Termine por callar para no acabar con aquella "amenaza".Retire las armas y di pasos hacia atrás. No me importaba si la hubiese intimidado o no, quería dejar claro que era imposible que me compararan con un ser tan grotesco como Ganondorf, y si volviera a ocurrir conocería una de las funciones por las que fui creado. Retrocedí un poco más, estaba más relajado pero la furia aun controlaba ciertos movimientos, hacia lo posible para dejar de temblar pero era casi inevitable. Suspire para luego mirar hacia la Monarca, ¿Qué habría de hacer allí si ella deseaba irse? Nada. Si Hyrule perdiera a su reina, ya no sería mi problema. - Procedo a llevarla de nuevo al Castillo… – Susurre sin aliento, no hay nada que se pueda hacer a estas alturas, mas esperar el destino de la Tierra de las Diosas para una muerte o un renacimiento.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Seriedad off (?):
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Te hamo, Cilmid (?)
avatar
Sheik
Rango de rol

Rango de rol

Sexo : Masculino Mensajes : 3211

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Trama 1} La Huida (Privado)

Mensaje por Zelda el Sáb Dic 24, 2011 12:15 am

Era casi imposible visualizar a simple vista en que momento del día se encontraban, la marea verdosa de las hojas, aún en las ruinas del templo del bosque eran espesas. Por los pocos rayos de Sol que se colaban por entre los agujeros solitarios, podía decirse que estaban en plena tarde. Quizás el atardecer los tomaría por sorpresa en cualquier momento así que la Monarca debía emprender su viaje de vuelta si es que quería llegar al Castillo antes de la caida de la noche. El golpe helado que había invadido su espalda se había transladado a su pecho, sintiendo una presión que cada vez más oprimía su corazón de forma casi mortal. No debía dejarse ganar por ello, físicamente estaba agotada y en su cabeza no dejaba de rondar miles de interrogantes y preocupaciones. La mente agitada de la antes Princesa se vió mucho más afectada luego de la reacción violenta que el joven se adentró a su persona. Lo único que le hizo notar el movimiento repentino fueron las punzadas leves que sentía en el cuello de las cuchillas que portaba el Sheikah en la mano. ¿De verdad estaba amenazandole a muerte? Una lágrima de sudor frio recorrió la frente de la joven quien se hallaba a merced de su propia compañía. Su corazón se hizo prisionero en un latido constante y la tez rosada se convirtió en una capa blanca como la nieve. No podía defenderse de ninguna forma ya que había dejado su espada en el Castillo y había partido de viaje sin más protección que su propia amenaza. Este no sería el fin... no en manos de esta marioneta Frunció el ceño en un acto de valentía (arraigado del coraje) y le respondió de mala manera, justo en el momento en que este retiraba las cuchillas luego de haberle gritado ¿Jamás contradecir su palabra? ¿Cree que estamos aquí porque usted decidió por mi y que no tengo ninguna voluntad? Su tono de voz sonaba alarmado y alterado, jamás había gritado a alguien de esa forma (no desde el incidente de aquel día en el Castillo) Ya está, había logrado que perdiera los estribos. Ni se movió de la posición en la que el joven la había acorralado cuando cerró los puños y le miró desafiante Tal vez usted no lo entienda... pero tengo mis razones de creer que estamos aquí porque estaba escrito. Hizo una pausa y respiró jadeante. Bajó la voz y continuó, ahora más calmada pero sin perder el oleaje de ira. Apuntó con un dedo al mural de piedra sin siquiera voltear a verlo, sólo viendo al chico que le había hecho perder la paciencia. Este mural que usted ve aquí cuenta la historia de una guerra... una guerra que se planteó hace mil años por las mismas causas a las que nos enfrentamos el día de hoy. Cerró los ojos y cambió de postura, ahora se mostraba con los brazos hacia abajo y el rostro apuntando al suelo. Su voz era débil, el cansancio y la tristeza no le permitía seguir luchando Hyrule es una nación bendecida por hermosos paisajes, frutos infinitos y una población armoniosa... pero también oculta grandes secretos que sólo los de tu pueblo y mi familia conocen bien. Joven Sheik... último de los Sheikah... Levantó la mirada y ergió la postura. Subió su mano derecha al nivel del corazón. Usted como yo ha sido víctima del destino... conozco su procedencia y cual es su misión en este mundo. No permita que la oscuridad que le fue sembrada cegue su corazón. Lo miró apasionada, con ambas manos en el pecho casi en posición para rezar. Al por fin dirigirle una mirada sólo denotó las palabras que al principio quiso escuchar pero que ahora no estaba muy convencida de ello. El Castillo... dijo en un susurro al viento un tanto extrañada. Estaba completamente segura que no aguantaría el regreso. Caminar por aquel bosque había robado todas sus energías y ahora lo único que necesitaba era descansar. Aún así... debía partir por el bien de todos. Su mirada confusa cayó al suelo y con ella sus esperanzas de llegar al menos consciente antes el anochecer. Soltó un ligero suspiro y sin dirigirle la mirada aún dijo en un tono aún más débil al anterior Lo mejor para ambos será descansar. Partiremos al amanecer Y así, se hizo el crepúsculo en el cielo y para entonces la Monarca de Hyrule ya se encontraba reposando arropada por su cobertora oscura y el suave viento nocturno que arrullaba a ambos en una nana helada. Tenía muchas cosas en que pensar pero al final el cansancio le había vencido.

Para el amanecer ambos tomaron sus pertenencias y salieron del bosque, tal cual como habían llegado la tarde anterior. Zelda no le dirigió ni una palabra en todo el trayecto pensando en lo que haría al llegar al Castillo y concentrándose en no caer por algún agujero escondido


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] || [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] || [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] ||[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
!Gracias maniiis!
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
!Gracias Kolvie!

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
!Gracias Ryuu! <3
avatar
Zelda
Rango de rol

Rango de rol

Sexo : Femenino Mensajes : 3038

Ver perfil de usuario http://www.zeldarol.com

Volver arriba Ir abajo

Re: {Trama 1} La Huida (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


Zelda Rol :: 

 :: 
 :: Bosques perdidos

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.