[Individual] La llama de tu personalidad

Zelda Rol :: 

 :: 
 :: Bosques perdidos

Ir abajo

[Individual] La llama de tu personalidad

Mensaje por Invitado el Miér Jul 24, 2013 4:51 pm

— Ya casi es hora…— me encontraba en la rama de un árbol, observando el atardecer. Hoy estaba decidido a que la iba a conseguir, definitivamente sería mi día. Después de tanto molestar a mis compañeros sobre el tema de la llama, ellos terminaron por contarme el cómo la obtuvieron. Sólo debía esperar al anochecer, ir a la parte más oscura de los bosques y allí lo encontraría. Todo era sencillo, tanto como para que no me lo contaran desde el principio ¿Por qué habrán hecho eso? Debe tratarse de una jugarreta más.
Finalmente la noche había llegado, me levante de la rama y comencé con mi misión. No importaba lo que mis compañeros dijeran, si en verdad podía encontrar la llama no me importaría correr el riesgo.

Aun me encontraba en la parte más clara de los bosques, los espíritus de ahí aún se movían libremente y me iluminaban el camino en las zonas donde la luz de la luna no llegaba. Poco a poco los espíritus iban disminuyendo al igual que los árboles. Eso último me pareció extraño ¿Qué estaba pasando? Los espíritus y los árboles siempre deben de estar en el bosque en gran variedad ¿Por qué comienzan a disminuir en número?
No debía asustarme, aun había árboles, no estaba fuera del bosque; pero eso sí, cada vez veía más parte despejada de árboles. Eso de cierta forma me asustaba, pero no lo suficiente como para detener mi búsqueda.

El ambiente lució un poco tétrico para mi gusto, el aire se sentía sofocante y frío a la vez. Por todas partes escuchaba ruidos, algunos de las aves nocturnas y otros que no lograba identificar. Tal vez lo mejor es regresar…. Sí, no veo problema en eso, al fin y al cabo puedo volver en la mañana, esperar a que oscurezca y ya. Me di la media vuelta para regresar por donde vine, comenzando a correr para llegar más pronto a la salida de aquel lugar que no era como el bosque. Pero todo era raro, nada me parecía igual — ¿Me he perdido? ¿Cómo es posible? Se… s-se supone que no…— empezaba a entrar en desesperación, nunca me había pasado eso, los bosques eran mi casa ¿Por qué esta parte es diferente de la que conocía?

Una ligera brisa recorrió mi espina dorsal, obligándome a voltear detrás de mí. Allí lo vi, una curiosa llama de un azul pálido que flotaba en la nada. De pronto el miedo se esfumó, fue cambiado por un sentimiento de curiosidad que aquel fuego flotante causaba. Me acerqué a él para intentar meterlo en mi candil, pero a escasos centímetros éste desapareció. Eso me tomó por sorpresa ¿Habrá sido mi imaginación? Pues no, otra llama parecida pero de distinto color apareció a unos cuantos metros de donde la primera estaba. Esta vez corrí y me lancé contra ella para poder atraparla pero igual que la primera, se fue. ¿Estaba jugando conmigo? Eso parecía ya que otra apareció más adelante.

Así fue como me la pasé casi toda la noche, persiguiendo aquellas llamas que desaparecían apenas las tocaba. No me percataba de mi entorno hasta que sentí mis pies algo pesados y resbalosos; estaban llenos de fango. Me dedique a quitarlo de mis pies, entonces me tomé la libertad de ver donde estaba: ¡En un pantano! Sí, era uno, de seguro ya me había alejado demasiado de los bosques por seguir a esas llamas flotantes.
Estaba a punto de retirarme del lugar puesto que ya no había aparecido ninguna flama, pero un curioso ruido me detuvo. Giré mi cabeza hacia la izquierda y ¡Allí había otra flama! Ésta permanecía flotando tan cerca de mí, era de un color morado y parecía que tenía ojos, ¡Me estaba observando!

Le miré por escasos segundos, ladeando mi cabeza; aquella flama hizo lo mismo, aunque no estoy seguro si tenga cabeza, aunque esa forma tiene, como un muñeco. Lentamente levanté mi candil hasta la altura de la flama morada, y sin que yo dijera algo ella se acomodó sola. ¡Por fin! ¡Finalmente tenía una flama conmigo! De seguro esta era especial, no se parecía en nada a las que tenían mis compañeros. Ahora era cosa de regresar y no fue problema alguno, era como si la flamita me enseñara el camino, ahora veo porque los Skull Kid siempre cargan consigo el candil.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


Zelda Rol :: 

 :: 
 :: Bosques perdidos

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.